DE INTERÉS

 


Servicio Social Universitario
Reglamento de servicio social (PDF)
Sistema Institucional de Servicio Social

   





RECONOCIMIENTO NACIONAL AL SERVICIO SOCIAL COMUNITARIO A ESTUDIANTE DE LA UACH

Por: Elsa Yunuen Espinosa Gloria

La Universidad Autónoma de Chihuahua se enorgullece al ovacionar a uno de sus alumnos de la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas por tan alta distinción otorgada. El estudiante Juan José Sandoval Bencomo recibió a nivel nacional por parte de SEDESOL el Reconocimiento al Servicio Social Comunitario 2005, concedido únicamente para aquel estudiante quien con la realización de su proyecto de Servicio Social haya tenido mayor impacto en la comunidad afectada. Este galardón es una distinción especial de supremacía en el Servicio Social muy merecida para el alumno Juan José, quien al ver las condiciones de vida de la comunidad indígena de Carichì lo motivaron a prestar su servicio social en esa zona precaria.

La Facultad de Ciencias Agrotecnológicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua con apoyo de SEDESOL, creó en enero del 2002 una brigada de servicio social comunitario integrada por nueve alumnos y tres maestros de la ya mencionada Facultad. El Ing. Raúl Lozoya Portillo, el Lic. Luis Madrid Guerra y el L.E.F. Javier Orrantia Vargas estuvieron a cargo de la creación de este proyecto, cuyo motivo fue el de prestar sus servicios en las comunidades más necesitadas, en este caso la casa del estudiante indígena “José María Morelos y Pavón” ubicado en el municipio de Carichì, Chihuahua. Dicho municipio es una de las microregiones más pobres y necesitadas del estado; por lo tanto, el albergue se encontraba en una situación precaria. Los alumnos del albergue y de la región carecían de infraestructura y artículos de primera necesidad como alimentos, agua, productos de aseo personal, ropa, material didáctico, así como de la creación de un invernadero y la debida capacitación a los alumnos y trabajadores en cuestión de cultivos.

Durante varios semestres se le ha dado continuidad a las brigadas en Carichi y fue a partir de enero del 2004 cuando el alumno Juan José Sandoval Bencomo se integró a las brigadas de manera satisfactoria destacando en cada una de las actividades que desarrolló a lo largo de su prestación. Estableció un vínculo sólido entre autoridades del albergue y autoridades universitarias permitiendo un avance en las actividades de servicio social, la elaboración de un invernadero para el consumo de la producción. La capacitación de los jóvenes del albergue en técnicas modernas de producción, así como la adquisición de los recursos complementarios de diversa índole para la operación del albergue. Los resultados del arduo esfuerzo de Juan José, maestros y demás integrantes de la brigada no pudieron ser mejores; se puso en marcha el invernadero, se logró la donación de material escolar, ropa y artículos de limpieza personal para los alumnos del albergue.

Los alumnos del albergue actualmente viven en mejores condiciones de las que se encontraban en un pasado no muy lejano, pero aún falta mucho por hacer dicen los jóvenes prestadores y maestros. Se llevarán a cabo otras brigadas en la misma región dado el éxito de las anteriores, teniendo como futura meta el abastecimiento de agua de la zona carente de este vital líquido. Una de las grandes satisfacciones obtenidas por nuestro alumno galardonado fue el darse cuenta de que en regiones tan pobres como la del albergue, con un poquito de ayuda y mucho entusiasmo se puede lograr grandes cosas.

Este es un ejemplo digno de mención para todos nosotros, alumnos, profesionistas o simples ciudadanos de nuestro estado, quienes tenemos una idea muy equivocada sobre como ayudar a los grupos indígenas de la región. Conductores de vehículos que se sienten satisfechos por haber regalado unas cuantas monedas a un niño o joven en un crucero. Personas quienes ni siquiera hacen eso dada la cultura de que pedir dinero en los cruceros es peligroso y darlo también debido a la drogadicción en las calles, sin embargo ahí termina todo. Dar, o no dar, esa es la cuestión? Y Juan José Sandoval nos ha demostrado que no es así, en dar o no dar, no termina todo, que realmente se puede ayudar a los necesitados sólo hace falta hacer lo que el hizo “involucrarse”.